martes, 8 de noviembre de 2011

DE CAMPAÑA, O DE DESPILFARRO INÚTIL ¿NO?


 Cuánto dinero cuesta una campaña electoral? ¡Nunca lo sabremos exactamente! Porque seguro que será mucho más de lo que nos dirán que ha costado ¿Creéis que es lícito o ético, normal o responsable, que se pueda derrochar tanto dinero, en estos momentos tan dramáticos para tantas familias? porque seguro, seguro, que es muchísimo dinero. Se está recortando en cosas tan básicas como sanidad, educación y cultura. Hay familias enteras que están todos en el paro, sin cobrar un solo euro de ayuda. Se les niegan las ayudas necesarias a los afectados de enfermedades de larga duración. ¿Es acaso ser solidarios con los ciudadanos, que peor lo están pasando, gastarse un dinero que se podría emplear en emergencias, que,  “haberlas haylas”? ¡Es que no me parece justo, y no, no lo es!  Lo bueno, es que se puede hacer de otra manera más moderna, actual y mucho más económica ¿Por qué no se ha hecho? ¿Por qué no se ha pensado en los demás? Parece que para ellos, los políticos, es muy difícil ponerse en el lugar del otro, sobre todo si ese otro, está hasta el cuello y no puede más.

Teniendo en cuenta los medios de los que disponemos, hoy día son totalmente absurdos los mítines, ya lo eran hace muchos años, o por lo menos a mí siempre me lo han parecido. Voy a hacer una pregunta que cualquier tonto sabría responder, ¿Quiénes van a los mítines?  La respuesta es fácil: -Sólo van, los de su propio partido, los que se supone que están convencidos. ¿Luego no sería más lógico, desechar los mítines definitivamente? es más práctico y mucho más cómodo para ellos, “pobres” que acaban reventados de hacer kilómetros, y de desgañitarse hablando a voces, que no se por qué tienen que chillar -acaso no tienen micrófonos-, hasta dejarse la laringe y faringe, hechas polvo, para no decir nada más que tonterías la mayoría de las veces, entre insultos al contrario, que son coreados con risas ficticias, como en las series americanas y promesas que saben de antemano que no podrán cumplir, y que son acompañadas, con banderitas incluidas, la verdad es que me parece grotesco ¿Alguien ha escuchado más tonterías seguidas, en menos rato que en un mitin? lo dudo. Yo creo que en todos los años que tengo, que son muchos, solo he ido a dos, y dije: -No voy más, no los soporto. Cuando los oigo en las noticias, siento vergüenza ajena, hablan al electorado como se les habla a los niños, o mucho peor, como si fuesen idiotas.

Creo que en tiempos de elecciones todos los medios deberían ponerse al servicio de los partidos, por lo menos los públicos, pero de todos por igual, grandes y pequeños, siempre que estén dentro de la legalidad democrática. Es muy frecuente y frustrante, que  los contertulios no puedan terminar de defender sus programas por falta de tiempo, debería haber una fórmula para que esto no sucediera. En las tertulias, ya sean de radio o de televisión, le recortan el tiempo de expresarse a los candidatos, cuando estos están exponiendo puntos que son de interés para el conjunto de los ciudadanos. Dejándolos a ellos sin poder aclarar conceptos, y con cara de póker, y a nosotros los escuchantes ídem de lo mismo. También exigirles a los contertulios que por favor no se repitan, cosa que es muy común cuando no tienen las ideas muy claras. Limitar el tiempo es dejar los temas a medias, es como un “coitus interruptus”. Y lo peor es que es para poner seguidamente, cualquier chorrada que a nadie le interesa en el caso de la tele, la radio es otra cosa.

Me pregunto si no sería conveniente, que también los que serán futuros ministros, debatieran entre ellos, sobre como solventar los problemas a los que se enfrentaran próximamente. Los ciudadanos estaríamos mucho mejor preparados a la hora de votar si tenemos la información adecuada. Todas esas cosas darían a la televisión un aire nuevo de modernidad, a la vez que un servicio impagable a los ciudadanos.

Los ciudadanos estamos expectantes, queremos saber las propuestas de todos los partidos, para acabar con la crisis, sabemos que no es fácil y que no existen milagros, por eso queremos que se nos hable con claridad meridiana, no somos niños, sabemos escuchar y comprender, pero no queremos más mentiras, solo queremos medidas más justas. Es hora de que sean los más fuertes, los que demuestren su solidaridad y amor patrio, arrimando el hombro, participando en la recuperación y estabilidad del país, un país que esta grieteado por todos lados, hay que hacer lo imposible por cerrar esas grietas, pero esta vez no pueden ser los más débiles los que hagan tan arduo trabajo.

Como este articulo  lo tenía a medias, aprovecho para dar mi opinión sobre él deb… perdón más bien, monólogos independientes.

Anoche tuvimos la oportunidad de ver en televisión el primer debate, por llamarlo de alguna manera, porque lo que se dice debatir no se debatió nada, tampoco estaban todos los que tenían que estar por derecho democrático, pero es lo que hay. Ante un escenario excesivo, -que no quiero ni pensar lo que habrá costado- ¡perdonad pero como ama de casa mi obsesión por el gasto innecesario es elemental! Pensé, que lastima y que desaprovechado está el inmenso plató, cuando podían haberlo llenado con las demás opciones, que seguro tendrían, o no, mejores soluciones para acabar con  esta maldita crisis, pero seguro que  habría habido un buen debate.

Mi opinión personal, que creo será, como la de la mayoría de los españoles es de “desencanto”. El futuro presidente, -siempre según las encuestas- tan pánfilo como siempre, estuvo todo el tiempo leyendo sus apuntes seguramente para no meter la pata, y para colmo no sabía o no se acordaba de un artículo de su propio programa, hizo su propio monólogo, donde se repitió no una sino varias veces, sin contestar a ninguna de las preguntas de su contrincante, o más bien contestando con evasivas, a eso se le llama, -salirse por la tangente- o -irse por los cerros de Úbeda-. Para al final dejarnos sin saber de dónde sacaran los dineros para acabar con el paro, - debe de ser secreto de estado- ni aclarar otros temas de interés para muchos  en fin, que votar sin conocimiento de causa es pedir fe, como pide la iglesia, pues no, lo de la fe ciega paso a la historia.

El otro aspirante, un poco más clarificador y con la lección mejor aprendida, pues no necesito estar todo el tiempo leyendo cosa que se agradece, pero no convenció demasiado, pues a mi entender le dedico demasiado tiempo a tratar de desestabilizar a su oponente, en lugar de explicar mejor su programa, del que poco supimos, pero si algo más que su contrincante, que solo decía lo que ya estamos cansados de escucharle durante los últimos años, era más de lo mismo. En Rubalcaba, eche en falta, la no mención de los impuestos a la iglesia, que si menciono en alguna entrevista anterior, lo que me hace sospechar que hará lo mismo que todos, o sea -la vista gorda-. Eché en falta, además de a otros nuevos partidos, a IU que injustamente ha sido la gran olvidada, Pero justo es decir que a IU le falta savia nueva, y le sobran los que llevan toda la vida, ya era hora de renovar la plantilla, mucha gente los votaría si hubiera entrado gente nueva y bien preparada, que las tienen, de todas formas tienen mejores propuestas para un verdadero cambio, pero la dichosa ley D´Hont, no se lo permite.

Lo dicho, el no, debate, un verdadero “Desencanto”. Yo diría un fraude total, a todos los españoles.

Dicen que la esperanza es lo último que se pierde, -será porque es lo último que queda cuando todo se pierde-.

9 comentarios:

José Manuel Fuerte dijo...

Yo he ido en mi vida también a dos mítines. El primero fue en el actual aparcamiento de la plaza de toros, con el PSOE, y fui porque iba Paco Gandía a contar chistes, y me lo pasé genial.

El otro también fue en la plaza de toros, pero dentro, y fue del PCE, y Anguita acabó llorando de emoción y gritando: "¡Volveremos a hacer de Córdoba la capital del califato!" Je, je, cómo me acuerdo, jóven que era yo.

Pues sí, Conchi, esto es una obra teatral y una parafernalia preconcebida. Una propaganda cara y absurda y alejada de los problemas de la gente normal y corriente. Una hipocresía aceptada.

Muchas veces me pregunto: ¿Y si fuera a alguno de estos mítines y levantara la mano, como en el colegio, para preguntar sobre algún tema comprometido y fuera del guión? ¿Acabarían linchándome y abucheándome? ¿O símplemente me darían el tiro en la nuca? ¿O ambas cosas?

Conchi Carnago dijo...

Me gusta eso que dices de ir a cualquier mitin o a todos porque no,para hacer preguntas incomodas, de las que no llevan respuestas en el guión. Pero como tu bien dices nos podían linchar, y tampoco es plan. Y que me dices del despilfarro de carteleria y banderolas que valen un pastón, ayer lo comentamos Paco y yo cuando pasamos por Carlos Tercero, todas las farolas de la larga avenida estan copadas a la derecha las de PP a la izquierda las de PESOE.

¿Que no se habrán gastado? a cuanta gente se podía haber ayudado a paliar un poco sus necesidades más urgentes, hubiera sido un gesto humanitario que todos hubiéramos aplaudido, pero no, no se le a ocurrido a ninguno.

Juan Guijarro Moreno dijo...

Hola Conchi, hoy hay un artículo de opinión de Juan M. Niza titulado "A 0,33 euros el voto". Es decir que por cada abstención que haya ahorraríamos 0,33€,. Ya voy yo entendiendo lo que mi abuelo decía, el famoso refrán de "son los mismos perros con distintos collares". Este tipo de democracia, que parece ser ¡la mejor que existe! dejará de existir, igual que dejaron de existir tantos y tantos tipos de organización social. Será mejor o peor, pero el que mande y los que lo mantengan mandando serán los que digan lo que hay que hacer y lo que no. Espero que a nosotros -por la edad- no nos dé tiempo a verlo, porque madrecita déjanos como estamos, que no aparezcan ya más sinvergüenzas que nos roban a mano enguantada los ahorros de todos los ciudadanos de muchísimos países.
Yo por mi parte no me creo nada bueno de ninguno, a menos que lo vea, y aún así, tendré que restregarme los ojos con los nudillos de las manos para cerciorarme de que no es un espejismo.

Conchi Carnago dijo...

Juan también la decia mi madre, los dichos antiguos, son la sabiduría del pueblo llano, esta claro que no comulgamos con ruedas de molino, como veras otra frase muy antigua que también viene como anillo al dedo,en una palabra que no somos tontos,pero nada o muy poco podemos hacer. Juan por desgracia ya hemos llegado, sino quien, o quienes estan mandando,en los países,los mercados, la pregunta es ¿cuanto aguantaremos?
Miedo me da pensarlo.

Un fuerte abrazo.

Paco dijo...

Pues si además de chuparos un "debate" de 600.000 euros el escenario, os tragáis una conferencia pro OTAN en Libia, que también costaría lo suyo teniendo en cuenta que el conferenciantes venia de Texas. Se os queda una cara de película, y si además este Sr. que dicen será el próximo presidente, dice que "hay que hacer lo que hay y que hacer y hacerlo como dios manda, y haciendo lo que hay que hacer habrá más empleo" será porque nos lo merecemos. Algo habremos hecho mal, o algo dejamos de hacer bien.

RECOMENZAR dijo...

te encontré de casualidad.me gustan tus escritos

Conchi Carnago dijo...

Hola,Recomenzar, yo hace un tiempo que te encontré, atravez del blog de Paco mi marido, el de "Notas Cordobesas" creo que sencillamente eres genial, tus escritos, me parecen todos pura poesía, eres tan buena que nunca me he atrevido a decirte lo mucho que te admiro, pues yo tengo muchas carencias, deje el colegio a lo once años,y ahí termino toda mi enseñanza después la vida se encargo, que te gusten a ti, mis escritos es para mi un verdadero honor.

Muchas gracias.

Gerardo Pedros dijo...

El jueves estuve con un amigo que es un técnico en la administración y está todo el día tratando con políticos y me dió la clave.
Los políticos viven en un mundo paralelo donde sólo se relacionan con políticos.
Su pensamiento está muy lejos de la cordura de tus propuestas Conchi.
Su pensamiento no se realimenta con el de ciudadanas como tú sino con el de otros vividores de la política.

Conchi Carnago dijo...

Que razón llevas Gerardo, algunos políticos, ya vez que digo siempre algunos, pues siempre esta la excepción que confirma la regla, ellos parece que no estan en el mismo planeta que el resto de los mortales, y lógicamente tienen otra perspectiva.