domingo, 11 de noviembre de 2012

LOS NUEVOS EMIGRANTES

"EL NÚMERO DE EMIGRANTES ESPAÑOLES CRECE MAS DE UN 6,2 % Y SON MÁS DE 1,8 MILLONES

El número de personas con nacionalidad española que reside en el extranjero ha aumentado en 114.778  personas con respecto al 2011 hasta alcanzar el 1.816.778 personas, según los datos del Padrón de Españoles en el Extranjero (PERE) con fecha 1 de enero de 2012"


Como dijo un pepero trillado, “manda güevos”.

Yo siempre había creído que el progreso era no volver atrás, pues lo lógico es avanzar, principalmente en la calidad de vida de la gente, ciudades y pueblos. Que equivocada estaba, pensaba que siempre habría buena gente entre los encargados de dirigir mi país, ¡pero qué tontuna que soy! la realidad se ha impuesto, y me ha abierto los ojos, ¡y de qué forma! Y no es que yo sea pesimista de naturaleza no, muy al contrario, casi siempre veo la botella más llena que vacía, pero en esta ocasión me quedo corta, la situación es peor, peor para miles de españoles que prácticamente están en la indigencia, y no es exageración no.

Ya no hay inocencia ni confianza que valgan, no nos dejan un mínimo resquicio para la esperanza, solo está la fea y cruda realidad, la que nos despierta cada mañana, la de unas leyes hechas con el único propósito de favorecer a los poderosos, y otras existentes que estando bien nunca se cumplen, sin que nadie reclame por el incumplimiento. Últimamente y de un plumazo todo el estado del bienestar del que hemos disfrutado unos años, que aun sin ser perfecto era aceptable, si lo comparamos con el que nos están dejando, se ha derrumbado, mejor dicho lo han dinamitado, los más torpes, e ineptos políticos que nos han tocado en suerte para desgracia, nuestra.

Nuestros jóvenes se nos van, y no precisamente por su gusto, no, es su país el que los repudia, después de haber invertido mucho en su preparación, otros países se beneficiaran de sus talentos. El estado español, sin el más mínimo remordimiento, los lanza a la ventura de no sabemos qué.

A los que peinamos canas hace tiempo, este estado de cosas, nos trae recuerdos no gratos de mucho tiempo atrás.

En el siglo 19 barcos repletos de españoles llegaban a Buenos Aires, y se repartían por todo el país. Los pioneros fueron los  gallegos, y por lógica los primeros en enraizar en otros mundos, aun hoy, los que más emigran siguen siendo los gallegos, seguidos por jóvenes de todas las regiones. En  el siglo pasado  sobre todo en los años sesenta el destino principal era Alemania. Muchos consiguieron llevarse a sus familiares más allegados mujer e hijos, y también hermanos o incluso  amigos, otros, los más jóvenes, la formaron allí.

Años más tarde España paso de ser país emisor, a receptor. Esta funesta crisis demoledora, y malísimamente gestionada, nos ha devuelto al pasado. Hoy día miles de jóvenes están haciendo el mismo recorrido que sus antepasados, se están dispersando por todo el mundo, Otra vez Argentina es receptora, entre otros muchos países. Hay una gran diferencia entre los españoles de hoy y sus antecesores, estos están mejor preparados, sin ninguna duda son “la generación mejor preparada” de la historia de España. Los mejores talentos estarán al servicio de otros países  que seguro los sabrán  valorar.

De todos los que se fueron buscando mejorar su futuro, muchos jamás volvieron, quizás porque ya no tenían ningún lazo afectivo, o por el miedo a recordar lo dejado atrás. Otros volvieron tras largos años, para comprobar con pesar, que el pasado no vuelve, que muchos de sus seres queridos, y amistades ya no estaban, que su ciudad había cambiado tanto que ya no la reconocían. Sintieron en sus carnes la punzada que da el comprobar que la vida sigue aunque tú no estés, que quizás nadie los echo de menos. Sintieron la duda de si no habría sido un error su sacrificio. Ahora se sentían un poco de ninguna parte, desubicados, ni de allí ni de aquí. Y es que la vida siempre sigue, contigo o sin ti

Siglo XXI, lo que nadie podía pensar hace unos años ha llegado, estamos caminando así atrás (y sin máquina del tiempo, ni nada) retrocedemos a años luz. Seis millones de parados, miles de familias desahuciadas, abuelos que a duras penas pueden con lo que les está cayendo, sus humildes casas se han convertido en hostales repletos con derecho a comida, solo pueden malvivir. Todo un caos, a una edad en la que lo que necesitan es descansar de una larga vida de duro trabajo. ¿Qué sería de este país sin la ayuda de los abuelos? ¡¡Sin duda una revolución!! El hambre no espera.

Infames recortes en sanidad, educación, investigación, (ninguna de ellas debería ser tocada nunca si no es para mejorarlas). Se están sucediendo una serie de dramáticos episodios dignos del gran Dikens.

Nuevas familias desestructuradas  padres sufriendo por el porvenir de sus hijos, cuando pensábamos que les habíamos dejado un futuro mejor que el nuestro, craso error. Y el siempre presente miedo de no volver a verlos, afortunadamente con las nuevas tecnologías se les hará más llevadero, pero para unos padres es muy duro tener a los hijos tan lejos.  Por otro lado hay que ser generosos y darle la máxima ayuda y la máxima libertad para que se labren su futuro aun lejos de nosotros, así demuestran los padres la generosidad para con sus hijos. Es lo que toca.

No es lo mismo, emigrar por el gusto de ampliar conocimientos en otros países, que por no poder trabajar en la tierra de uno, o como mínimo en el país al que se pertenece, cuando ni siquiera apetece, o incluso se tiene miedo a no saber adaptarse a otras costumbres e idioma.

Creo que era por los años setenta cuando el gran cómico “Josele” nos hizo reír, con su monólogo dedicado a los que llevaban años fuera, alentándolos a volver “Antonio vente pa España” ahora en su nuevo espectáculo dice emulando aquel: “pa España ni se te ocurra” ¡que arte!

Bromas aparte, pues la cosa es más que seria y triste, la inmigración es una lacra vergonzante para cualquier país que se precie, es el fracaso de unos malos gobernantes, que nos estafan y nos mienten, sin que ninguno page por sus mentiras y por su mala gestión.

El gran problema de las mayorías absolutas es que tienen “patente de corso” y ya no razonan ni admiten otras enmiendas más razonables que vengan de otros partidos, o de gente mucho más preparada e inteligente, que las hay, solo que no tenemos la suerte de que esos talentos sean los que lleven las riendas de este nuestro país. Cuando el pueblo que lo ha votado se da cuenta ya no hay remedio, tampoco hay mecanismos para obligarlos a marcharse por incumplimiento de contrato. El castigo es esperar hasta las próximas y a seguir viendo como los despropósitos, y el desmantelamiento del estado sigue aumentando. Lo dicho retrocedemos en muchos años, ¿Quién paga? Como siempre los más débiles.    

7 comentarios:

Pedro Luis López Pérez dijo...

Impresionantes Cifras para una situación sin visos de retorno.
Hemos colaborado en la preparación de estos Jóvenes para que, ahora, disfruten de estos conocimientos y aptitudes otros Países que no han puesto nada y todo ello muy a pesar de quien deja su Tierra.
Como decía Groucho Marx:
"La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados".
Un abrazo.

Conchi Carnago dijo...

Sabias palabras las del señor Groucho,Pedro Luis, los politicos de turno saben de sobra donde están los problemas, pero no saben solucionarlos, ni tienen la ética suficiente para dimitir, que es lo que yo haría si estuviera en su lugar.

Saludos.

fus dijo...

Como bien dices en tu publicaciòn vamos para detrás sin freno ni tope. Como cada día el trabajo es más precario, cuando hacen huelga para medir las fuerzas sociales, muchas personas no pueden ir por miedo a las represalias. de este tema nadie habla. pero los empresarios también forman piquetes con consignas para hacer que las huelgas no tengan fuerza.
No hay luz al final del tùnel y con estas polìticas la luz la tendrà las grandes fortunas y todos los demás seremos verdaderos esclavos de este gobierno inepto. Como tù bien dices no tienen ni vergüenza para dimitir. Pero no debemos perder el sentido social y alargar nuestros intentos para que no caigan los ánimos, luchar con medidas que sean reales, de esta forma, igual despertamos a las personas, que están hechizada, por este gobierno de gaviotas.

un fuerte abrazo

paco

PD.dale un abrazo de mi parte a mi tocayo...y no olvideis que os debemos una en mi casa.

Conchi Carnago dijo...

Hola estimado fus, ante tanto despropósito se queda una sin palabras, cada día nos desayunamos con alguna nueva mala noticia, con algún comentario increible y desvergonzado de politicos ineptos, y nada de soluciones, ni siquiera han sabido solucionar lo de los desahucios masivos, de seguir así esto va a explotar por algún lado, miedo me da, y eso que yo siempre he sido muy positiva.
En fin que te voy a contar que tu no sepas.

La próxima vez que visitemos tu
tierra os llamaremos, sera un placer volver a hablar, con personas como ustedes.

Un abrazo.

José Manuel Fuerte dijo...

Qué gran entrada, Conchi. Cuánta verdad y al mismo tiempo cuánta desgracia.

Hemos estado formando un futuro que se nos va. Los países nórdicos y centroeuropeos se "dan de hostias" por traerse a nuestros jóvenes y aprovecharse de sus conocimientos. Saben que no es necesario forrarlos de pasta, porque también saben lo que se cuece en España, y que con que le den la mitad de lo que se merecen es suficiente.

Y todavía seguimos hipnotizados con el culo de la Merkel, y lo que nos queda.

Mi hijo ya está ahorrando para cuando llegue su momento. Solo tiene una duda: ¿Escandinavia o Centroeuropa?

A mi solo me queda animarle, porque ahora mismo, aquí no hay futuro.

Conchi Carnago dijo...

Cuanta razón llevas José Manuel, por desgracia es la cruda realidad, ojala fuera ficción, y nunca tuviéramos que hablar de emigración en ninguna parte del mundo, para algunos jóvenes puede que sea una aventura, para otros no tanto, pero para los padres es un verdadero drama,ojala que no tengamos que pasar por esto no se lo deseo a nadie.

Un abrazo.

Josefo el Apóstata dijo...

Yo también tengo dos hijos terminando estudios y poniéndose en la rampa de despegue hacia Inglaterra, Alemania, Australia???

Hay dos pancartas vistas en las miles de manifas que describen muy agudamente la situación:

Los universitarios españoles tienen tres salidas: por tierra, mar y aire.

En el 2014 habrá dos tipos de españoles: "españoles en el mundo" y "callejeros"