miércoles, 11 de marzo de 2020

NUNCA CREEMOS, QUE NOS PUEDA TOCAR, HASTA QUE LLEGA




La vida siempre nos sorprende, a veces para bien, otras para mal, aunque quizás sean estas últimas las más normales que nos pasen. O quizás no sea del todo cierto, creo que soy injusta, al pensarlo, ya que todos los días nos pasan cosas buenas y maravillosas, el problema es nuestro, que no sabemos o no queremos apreciarlo. El simple hecho de estar vivos, ya es un regalo. Y que los nuestros también lo estén es aún mejor. De sobra sabemos que venimos al mundo, y que también lo tenemos que dejar, y que por muy mal que a veces nos vayan las cosas, no queremos dejarlo. Cuando tenemos el regalazo de tener una buena salud, no sabemos apreciarla, somos así de desagradecidos con la vida.

El día 11 de marzo, cumplo los 72 años, nunca he tenido enfermedades graves ni nada digno de mencionar, salvo las incomodas contracturas, que eso sí, son muy dolorosas, pero que afortunadamente pasan. Por lo tanto, creo que no tengo derecho a quejarme, simplemente ahora me ha tocado a mí algo grave, esta vez sí. El temido CÁNCER del demonio, tengo cáncer de mama y un ganglio afectado.

Ya me han hecho todas las pruebas habidas y por haber, que no voy a relatar, para no cansar, y porque cualquiera sabe de sobra del tema.

Te crees valiente hasta que te toca, un mundo nuevo de miedo e incertidumbres te invade la mente, el miedo a lo desconocido, se apodera de ti, te invade la pena, y lloras y lloras para desahogarte, no quería hablar con nadie, a todos les dije que no me llamaran, que yo les iría informando por mensajes, eso sí, casi siempre lloraba a solas por no amargar a nadie, aun así, a veces no puedes evitarlo.  
Ayer día 10 de marzo, teníamos la cita con mi oncóloga, Cristina una joven doctora, tenía que darnos el resultado de las dos últimas pruebas que eran para saber si en algún sitio de mi cuerpo podría haber algún otro tumor. Cosa al parecer muy común. Nos dio la primera noticia buena, dentro de todo lo malo claro, estaba todo limpio. Con que alivio nos miramos Paco y yo, porque llevábamos el miedo en el cuerpo pensando que podía aun ser peor. Nos explicó que las sesiones de quimio serian cada tres semanas, en el mismo día analítica, cita con ella y posterior sesión de quimio, comenzando por esa misma tarde. A las 18,00h. estábamos allí, como un clavo, y enseguida comenzó el tratamiento, fue bastante bien, no sentí nada, y todo el personal, con una profesionalidad  y amabilidad impecable. Tenemos un sistema de salud pública que es una maravilla y unos profesionales inmejorables, la pena es que “gracias” a la gestión de los gobiernos autonómicos que desmantelaron una buena parte del sistema, tanto en personal como en medios, para cedérselo a la “privada”. Hay escasez de muchas cosas imprescindibles. El personal trabaja por encima de sus posibilidades, eso se ve cuando estás dentro, si no fuera por la humanidad y el esfuerzo que hacen los trabajadores multiplicándose, esto sería un caos.
Gracias mil a tod@s ellos

Gracias a toda mi familia, especialmente a mi marido a mi Paco que por lógica al estar juntos a él le toca la máxima ayuda, estoy contenta y concienciada, que no es poco, y contar tanto con mi familia, como mis amig@s es un gran alivio. Gracias a tod@s

Algo tan grave como importante en mi vida no podía dejar de publicarlo en mi blog, ya que es mi casa y mi confesionario.

Espero poder salir con bien de esto, para seguir cumpliendo años y ver crecer a mis nietos, que es uno de mis máximos deseos.

No hay comentarios: