miércoles, 12 de octubre de 2011

TREINTA AÑOS YA, ¿TANTOS? ¡QUE MAYOR SOY!


El 11 de Octubre de 1981, hace treinta años que asomó por primera vez en la pequeña pantalla de televisión española el primer capítulo de “Verano Azul” ¿os suena? Por si hay alguien que no lo sepa, fue una serie española de diecinueve capítulos, que nos tuvo a todos, grandes y chicos enganchados al televisor. Dirigida por Antonio Mercero, y música de Carmelo Bernaola. La serie narra las peripecias de unos chicos de entre 8 y 16 o17 años, que se conocen en las vacaciones de verano, en la bonita localidad malagueña de Nerja donde veranean con sus familias, excepto uno, un chico de una familia humilde del pueblo que trabajaba de  repartidor.

¿Quién no se acuerda? de Tito, de Piraña, el pequeño devorador de todo lo comestible, de Quique, Bea, Javi, y Deisi, y Pancho el chico del pueblo, creo que no me dejo a ningún chico atrás. Todos, tienen la suerte de toparse en sus correrías con “Chanquete” un viejo y solitario pescador que tenía su residencia en “La Dorada” su propia barca anclada en un pequeño terreno junto al mar. El personaje de Chanquete fue magistralmente interpretado por,  Antonio Ferrandis. El segundo y no menos importante personaje de la serie fue la señorita Julia “María Garralón” una pintora que tenía alquilada una pequeña casita, donde vivía sola con sus recuerdos y sus cuadros. Ella junto al marinero contribuyeron a que aquel verano fuera inolvidable para todos.

La serie estaba muy bien hecha, no le faltaba de nada, tenía grandes dosis, de humor, sentimiento, protesta, se hablaba quizás por primera vez de divorcio, y especulación inmobiliaria, de padres demasiado ocupados que no comprendían a sus hijos, de unos críos que encuentran en Julia y en Chanquete, las respuestas a todas sus dudas, y a saber el valor de la amistad, y el compañerismo.

Llamaba la atención que niños tan pequeños supieran interpretar tan bien sus respectivos papeles, todo era muy creíble, las conversaciones de los niños geniales y divertidas. Sus “amigos” mayores les daban grandes consejos que los hacían madurar.

Yo recuerdo una escena terriblemente dramática, que me impacto y en la que llore “a moco tendido”. En los últimos capítulos ya casi acabando el verano, cuando los chicos se dan cuenta de que algo le pasaba a Julia pues los últimos días, estaba muy triste ella siempre alegre y dispuesta a dialogar con ellos, esta no les abría la puerta ni contestaba a sus llamadas, informaron a Chanquete, y este viendo que ella no daba señales de vida, rompió una ventana y entro, encontrándosela, sentada como ausente llorando desconsoladamente. No se fue hasta que no consiguió que le dijera que le pasaba. María Garralón hizo una magistral interpretación de una confección muy íntima de la protagonista. Esta había perdido a su marido y a su hija en un accidente de coche. Estoy segura que aquel día todo el que vio la serie tuvo que llorar como lo hice yo, sin disimulo y con el corazón encogido de pena, tal fue la interpretación de esta gran actriz.

¡Llore más que cuando se murió Chanquete! Creo fue en el penúltimo capítulo. Apartando esos dos capítulos, la serie era bastante divertida y amena. Al final cuando se llevan la barca de su amigo, entre todos siembran un árbol en su lugar, en recuerdo de aquel sencillo marinero, que tanto cariño y sabios consejos les dio.

La serie forma ya parte de los clásicos de televisión, la repusieron varias veces, tantas que la gente decía (estas más vista que verano azul), pero seguía teniendo máxima audiencia. Afortunadamente no siguieron haciendo más capítulos como están haciendo con “Cuéntame” que muchos hace tiempo que dejamos de verla.
Verano Azul fue un buen entretenimiento para las familias, un soplo de aire fresco que entro en nuestras casas, y se quedo en nuestro corazón.

3 comentarios:

Paco dijo...

Pues si treinta años. Esta mañana he visto una noticia que han reunido a los protagonistas que quedan y los han agasajado en el pueblo, es curioso solo fueron diecinueve capítulos y por haberlo convertido en el "Que bello es vivir" a la española, vamos en un clásico, parece que hicieron trescientos. Yo creo, es una opinión personal, que Mercero tuvo influencia de Novio a la Vista de Berlanga, pues tiene muchas similitudes con ella.

Conchi Carnago dijo...

Llevas razon en lo de que parecía más larga, yo creía que eran muchos más capítulos, y si, la parte de los jóvenes con sus pequeños enamoramientos tiene similitud,con "novio a la vista" ya que creo recordar que una de las chicas, tontea con un chico mayor, poniendo celosos a sus amigos, en lo demás nada que ver.

Conchi Carnago dijo...

Llevas razon en lo de que parecía más larga, yo creía que eran muchos más capítulos, y si, la parte de los jóvenes con sus pequeños enamoramientos tiene similitud,con "novio a la vista" ya que creo recordar que una de las chicas, tontea con un chico mayor, poniendo celosos a sus amigos, en lo demás nada que ver.