martes, 21 de agosto de 2012

SETECIENTOS TREINTA Y UN DÍAS, CIENTO CINCO ARTÍCULOS.



Hoy cumple mi blog, dos años, el año pasado me olvide, me falló mi estado neuronal, cada vez más deteriorado. Éste, he procurado recordarlo con el tiempo suficiente de celebrarlo haciendo una entrada especial. Más que nada por aquello del cariño, que le tomamos a las  cosas que hacemos y nos aportan satisfacciones personales.

Decidí abrir un blog, con el único fin de dar rienda suelta a mi afición por escribir, y a dejar almacenado todos mis escritos,  para  que el día de mañana mis nietos tengan una idea de cómo era realmente su abuela Conchi, a través de los artículos personales, algunos relatos, y otras cosas que estoy empezando a poner con el sobrenombre de RETAZOS, con los que me siento bien escribiéndolos. En el fondo no creí que tuviera capacidad para llenar mucho espacio. Empecé con miedo, no al ridículo, que eso me da igual, sino a no ser capaz de desarrollar mínimamente una afición que siempre he tenido. Me pasó igual con la pintura, y el resultado fue positivo, o al menos eso creo.

En estos ciento cinco artículos creo que he hecho comentarios sobre todo. Siempre desde mi óptica, sin ninguna pretensión que no sea la del entretenimiento, y sin tener nunca la certeza de estar en posición de la verdad, faltaría más.

Desde estas páginas virtuales, he alabado la belleza de las estaciones del año. He escrito de mi afición por la copla, más que nada por los recuerdos que al oírlas retornan a mi mente, aunque reconozco que la gran mayoría son de un machismo trasnochado que da pavor. A la importancia de  los olores y sabores, en nuestra vida. A mi admirado Miguel Hernández, el poeta del pueblo, y el que más ha logrado emocionarme. A Charles Dikens en el doscientos aniversario de su muerte. A la recuperación de la memoria histórica, un tema que no se ha cerrado como debiera. De la política y de los políticos, he sido dura con ellos, pues no soporto que nos mientan una y otra vez. De las elecciones y del injusto sistema de la Ley D’Hont. Del 15 M, un nuevo movimiento que surgió como el Ave Fénix para insuflarnos la esperanza que teníamos perdida o, como poco, dormida.  Como no podía ser de otra manera, de la Curia Vaticana y sus barbaries a lo largo de la historia, y de cómo ellos por motu proprio no renuncian a sus privilegios,  mientras una gran parte de la sociedad está pasando hambre y vive de la caridad, mientras ellos se embolsan miles de euros al año, —es una vergüenza—. Me gustó, el artículo que salió titulado “De religión cristiana” en la que cuento mi trayectoria de cristianismo obligado en mi época, y mi posterior desapego por la lógica de los razonamientos históricos. Del maltrato, una lacra que desgraciadamente, no se acaba nunca. De la importancia de las huelgas  para los derechos de los trabajadores, donde siempre son los mineros, los más valientes y reivindicativos del proletariado. Del rescate de los mineros tras el terrible accidente de  la mina de San José en Chile. De los derechos de los niños, que sistemáticamente incumplen los estados sin que nadie page por ello. Del miedo y las fobias. De los eufemismos del gobierno. De Cádiz de su ingenio, y la Pepa. De la navidad, de la semana santa, de las ferias, y del carnaval, siempre desde la óptica de mis recuerdos. Con “El Tren de la Vida” hago un repaso por las oportunidades que la vida nos concede, y de cómo vamos cargando nuestro –vagones- nuestra vida, de personas queridas y de más responsabilidades. De lo poco que ha cambiado el género  humano, pues se siguen cometiendo los mismos errores. De la ambición por el poder. De la justicia y de la injusticia. De las madres llamadas -pateras- que arriesgan su vida para que sus hijos tengan una vida mejor que la suya.  De mi testamento vital, en el explico que estoy preparada, y mi decisión de no querer vivir artificialmente, además de mi consentimiento de donar los órganos servibles. etc. etc. etc.…

Como no podía ser de otra manera, también he hablado varias veces con orgullo de mis seres queridos, mis hijos y nietos, del hombre con el que he pasado la mayor parte de mi vida, Paco. De la casa donde me crié, y de la forma de vida de aquel tiempo. Y como no, de mis padres, a los que les debo no solo la vida sino una forma de ser.

Mi padre el hombre más trabajador y honrado que ha  parido madre, de él me viene la afición por todas las artes  manuales, él era un  gran maestro, y un gran defensor a ultranza de las injusticias. Y qué decir de mi madre, la vida le puso muchas trabas, pero era inteligente, y luchadora, de ella aprendí además de la afición por la lectura, a ser sensata, y realista, además del arte de la cocina, entre otras muchas cosas.

Estoy feliz de haber sido atrevida. Sé que lo que escribo no es para tirar cohetes, pero para mí significa mucho, una mujer mayor y sin estudios. Me siento bien conmigo misma que es lo importante. Y espero no haber ofendido nunca a nadie, de los que gentilmente tienen la deferencia de leerme, cosa que agradezco, pues nunca pensé que nadie se pudiera interesar por mis sinceros y humildes escritos. Puede que alguna vez se me haya pasado alguna falta de ortografía, si ha sido así, pido disculpas.  Lo malo es que mis cansadas neuronas no retienen la información que le mando una y otra vez pero estoy en ello.

Gracias a todos  los que en algún momento me habéis dado animo.

Mientras que el cuerpo aguante, –espero que sea mucho—RESISTIRÉ. 


14 comentarios:

Eladio Osuna dijo...

De "colega a colega", en estos días de balances, recibe mi enhorabuena. Ánimo que aun n os quedan muchas coas que decir. Y si son duras, mejor. De todas formas tus escritos tienen la agudeza del alfiler y la ternura de la flor. Como las rosas supongo.
Saludos

harazem dijo...

Pues claro que resistirás. Dentro de muy poco hasta el más leve de los esfuerzos será necesario. Y lo tuyo no es de lo que haya que obviar. Felicidades.

Paco Muñoz dijo...

Enhorabuena Conchi por el trabajo. al "RESISTIRÉ" final le pega "los años del gobierno del pepé", que es la mejor de las resistencias que podemos hacer, cada uno en su parcela, y ojalá -que lo dudo-, esa resistencia sea como la unificación que vivimos en su tiempo contra la dictadura. Que la gente se de cuenta "que hasta el más leve de los esfuerzos será necesario" como dice Manuel y "que aún nos quedan muchas cosas que decir. Y si son duras, mejor." como dice Eladio. Dos grandes maestros de la pluma. Felicidades por los ciento cinco artículos.

Conchi Carnago dijo...

Mil gracias a los tres, viniendo de tres magníficos expertos es sin duda un alago, que acepto con humildad. En lo que a mi respecta pienso dar todo mi apoyo a luchar contra los que nos estan "robando" la tranquilidad de la jubilación por el miedo al futuro de nuestros hijos. Y contra eso tenemos que estar más unidos que nunca, como dice Manuel todo apoyo sera poco. Paco los años del PP no creo que sean muchos, o eso espero. Y Gracias a Eladio por esa frase que
es preciosa.
Tres abrazos solidarios.

José Javier Navas dijo...

Felicidades Cochi. Y vengan los ciento cinco siguientes.
Un abrazo.

Conchi Carnago dijo...

Muchas gracias José Javier, eso espero,y ustedes que los sigáis leyendo, sera señal de que todos estamos en activo por estos magníficos medios de comunicasion.

Saludos.

José Manuel Fuerte dijo...

Me temo, Conchi, que ya te encuentras OBLIGADA A RESISTIR, no ya solo por ti, sino por los demás, nosotros, los que aquí se asoman, ya comentemos o no, que no somos pocos, pero que siempre lo hacemos para disfrutar de tus escritos sobre la vida. No te vayas a creer que te vamos a dejar escapar, así que prepárate para resistir (al PP y al que venga) unos cuantos de miles de años más, con faltas ortográficas o sin ellas (el que esté libre de culpa, que tire la primera piedra) Mi más sincera enhorabuena y agradecimiento por ofrecernos tus pensamientos y sensaciones, y que sigas disfrutando escribiendo, porque así también seguiremos disfrutando nosotros de tus escritos.
Un abrazo.

fus dijo...

Muchas felicidades Conchi por esos dos años, debes resistir porque tanto tu familia personal como la bloguera, esperamos que sigas en este mundo de los blog. Enhorabuena y recibes un fuerte abrazo.

fus

Pedro Luis López Pérez dijo...

¡¡¡Enhorabuena!!!
Es mi primera visita, pero desde luego no será la última.
Vengo del blog de Fus y, después de ver tu Espacio, si no te importa, me hago seguidor de tu Rincón.
Un abrazo y...¡¡¡Felicidades!!!
He vivido más de un año en tu Hermosa ciudad y la quiero y admiro...Siempre Córdoba.

mj dijo...

Felicidades por tu trayectoría Conchi. Vengo del blog de Fus que recomienda visitarte. Bueno, pues me alegra haberlo hecho.
Un abrazo

Conchi Carnago dijo...

Estimado José Manuel, en primer lugar disculparme por la tardanza en contestarte, hemos estado de vacaciones y yo tengo la sana costumbre de "desconectar" ya de vuelta, es lo primero que hago.

Gracias a ti, se que me lees,te conozco en persona y te aprecio y sé que los halagos son de corazón.

Un abrazo amigo.

Conchi Carnago dijo...

Amigo fus, te digo lo mismo que a José Manuel, perdón por la tardanza en contestar, no es mi estilo,aunque tu ya sabes el porque de primera mano, ye que tanto Paco como yo hemos tenido el placer de conoceros a ti y a Conchi en persona, esa es una de las muchas cosas agradables que estos medios nos regalan, conocer a personas afines con las que compartir ideas y gustos.

Un doble abrazo amigo fus.

Conchi Carnago dijo...

Pedro Luis, bien venido a este humilde blog, aunque lo digo siempre,es lo que siento,y no es falsa modestia. Me alegro que te guste Córdoba, en un año has tenido tiempo de conocerla a fondo,yo estoy orgullosa de mi ciudad, y de su pasado histórico,mucho más que de su futuro poco prometedor.

Gracias por entrar, y por comentar. Y mis disculpas por la tardanza en contestarte.

Saludos cordiales.

Conchi Carnago dijo...

Muchas gracias mj por tu deferencia de entrar para felicitarme, eso me ayuda a seguir. En estas vacaciones hemos tenido la gran suerte de conocer en persona al amigo fus y a su encantadora compañera, con ellos pasamos un rato muy, pero que muy agradable.
Disculpa la tardanza en contestar, las vacaciones es lo que tiene, que una desconecta un poco de casi todo.

saludos.