viernes, 29 de octubre de 2010

HOMENAJE A MIGUEL HERNÁNDEZ

Nació el poeta un treinta de octubre, de 1910 en Orihuela. Cien años  hace de su nacimiento. En aquellos momentos, nadie sabía, que había nacido un gran poeta. Pero el poeta nace, no se hace.  Miguel, que a los siete años, ya pastoreaba con su hermano, aprendiendo el oficio, se nutrió de la tierra, y del paisaje. A los nueve pisa por primera vez el colegio, cuando muchos a esa edad ya lo habían terminado.

Miguel, que tan joven, sufrió en sus carnes la muerte de un hijo. Las injusticias de una guerra incivil.  La intolerancia de muchos, contra la cordura, y la razón.  Vio morir a sus amigos.  No pudo disfrutar de ver crecer a su segundo hijo, de educarlo y alimentarlo, no solo su cuerpo sino su mente. No lo dejaron.  Apenas pudo gozar de los placeres del amor. No lo dejaron. ¿Sera que el sufrimiento inspira a los poetas?  “no lo creo” Miguel escribía con el corazón, de ahí que llegara a tanta gente.

Miguel, me has hecho llorar, de ternura con tus “nanas de la cebolla”.

Al octavo mes ríes con
cinco azahares.
Con cinco diminutas ferocidades.
Con cinco dientes
como cinco jazmines adolecentes.

Miguel, me has hecho llorar, de sentimiento, con tu despedida, a tu amigo y “compañero del alma”.

Daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento

Miguel, me has hecho llorar, de orgullo andaluz con tus “aceituneros” altivos.

Árboles que vuestro afán
consagro el centro del día
era principio de un pan,
que sólo el otro comía.

Miguel, me has hecho llorar, con tu “vientos del pueblo”

Cantando espero a la muerte,
que hay ruiseñores que cantan,
encima de los fusiles,
y en medio de las batallas.

Miguel me has hecho llorar, con tu “niño yunquero”

Lo veo arar los rastrojos
Y devorar un mendrugo
Y declarar con los ojos qué porque 
es carne de yugo.


Miguel me has hecho llorar, de tristeza, con “Sentado sobre los muertos”

Aquí estoy para vivir
mientras el alma me suene, 
Y aquí para morir,
cuando la hora me llegue 
En los veneros del pueblo,
desde ahora y desde siempre.
Varios tragos es la vida
y un solo trago la muerte.


¡Gracias Miguel gracias.!

5 comentarios:

Paco Muñoz dijo...

Conchi esta entrada está preciosa. Enhorabuena.
Un beso.

harazem dijo...

Me sumo al homenaje y a la felicitación de Paco. Miguel fue el poeta que me abrió los ojos a otra poesía cuando era sólo un niño fascinado por los versos heróicos del Duque de Rivas y de Zorrilla. Antes incluso de descubrir a Becquer y más tarde a Lorca.

Yo creo que, junto con César Vallejo, es el poeta que más carne ha puesto en el asador de la poesía, carne viva y palpitante.

Como ya he dicho a Paco, os llevaré en mis oraciones a Ganapati, mi dios hindú favorito.

Conchi dijo...

Gracias Manuel. Miguel, desde que lo descubrí, a sido y sigue siendo el poeta que mas me emociona, no importa las veces que lo lea.
También, me gusta mucho Becquer, sobre todo sus famosas rimas, que dicen tanto en tampoco espacio.

Un saludo , y feliz viaje.

Lisístrata dijo...

payedYa te mandaré por correo algunas páginas q tengo confeccionadas para conmemorar este día en que nos nació como del rayo, con toda su fuerza y su luz, Miguel Hernández. No es nada de otro mundo, pero son mi pequeño homenaje que no llegará a muchos rincones, pero sí a algunos muy importantes para mi.

Quizá comenté alguna vez que tenía una bolsa para ir al cole con la bandera andaluza a un lado y el rostro de Miguel en el otro con uno de los versos a su amigo Ramón Sije: "que tenemos que hablar de muchas cosas, compañero del alma, compañero...!

Conchi dijo...

Querida Lisis,me gustara recibirlas, y conociendo lo bien que escribes,y a quien van dedicadas sean muy buenas, de eso estoy segura.

Buen puente, compañera.