lunes, 15 de noviembre de 2010

LAS COPLAS


Las coplas han vuelto, aunque nunca se fueron del todo, mientras haya quien las recuerde y las cante. Gente muy joven está saliendo con unas voces impresionantes que apenas han conocido la copla, algunos solo a través de sus padres pero se han aficionado seguro, escuchando a la más grande como llamaban a Roció Jurado,  o a Isabel Pantoja, y muchas más.

Las que ya son famosas consiguen, que les escriban nuevas letras y  nuevas músicas, como es el caso de Pasión Vega o Diana navarro  “renovarse o morir”.

Las de mi niñez; Doña Concha Piquer, Miguel de Molina, Estrellita Castro, Juanita Reina, Imperio Argentina, Manolo Caracol, Pepe Pinto, Antonio Molina, Lola Flores, Juanito Valderrama, Marife de Triana, etc. A partir de los años cuarenta en adelante empezaron a sonar, y se hicieron más populares gracias a la radio, y sus famosos  discos dedicados, con su larga lista de dedicatorias.

El famoso trío no el de las Azores, a ese ni nombrarlo, me refiero a Quintero, León y Quiroga, trío de compositores, poetas y músicos. Antonio Quintero, Rafael de León, y Manuel Quiroga, juntos pusieron música a innumerables canciones, que han perdurado a través del tiempo.

Decía el poeta Machado:

Hasta que el pueblo las canta,
las coplas, coplas no son.
Y cuando las canta el pueblo
ya nadie sabe el autor.

Tal es la gloria Guillén
de los que escriben cantares;
oír decir a la gente
que no las ha escrito nadie.

Procura tú, que tus coplas
vayan al pueblo a parar,
aunque dejen de ser tuyas
para ser de los demás.

Que al fundir el corazón
en el alma popular,
lo que se pierde de nombre
se gana de eternidad.

La copla: forma poética de cuatro versos a los que se le pone música de  muchos estilos, zambras, bulerías, tanguillos, farrucas, y los imprescindibles pasodobles, con los que todos hemos disfrutado, bailando en bodas y verbenas, músicas alegres y pegadizas, que tarareábamos mientras bailábamos. El Gato Montes, Francisco Alegre, Cuna Cañí, En er Mundo, Clavelitos, La Morena de mi Copla, etc.

Canciones de amores y desamores, de celos y de adulterios, la gran mayoría de las letras eran machistas, casi siempre era la mujer la que quería con locura y perdonaba por amor, no en vano las letras las escribían hombres, pero es curioso el papel de matar por celos se lo dejaban al hombre, ¿de qué me suena eso? pondré algunos ejemplos:


SOLO VIVO PA QUERERTE

Solo vivo pa quererte,
y me tienen sin cuidao
ni la vida ni la muerte
ni el presente ni el pasao

El cariño no es un cielo
con nubes y golondrinas.
El cariño son los celos,
es un llanto sin pañuelo
y una corona de espinas.
        
Eso no es querer eso es masoquismo, o no.

NO PUEDO VIVIR CONTIGO

A Dios pongo por testigo
de lo que me pasa a mí,
no puedo vivir contigo
pero tampoco sin tí.

 O sea, otra ración más de sufrimiento.

ROMANCE DE LA OTRA

Yo soy la otra, la otra,
a nada tengo derecho,
porque no tengo un anillo
con una fecha por dentro.

No tengo ley que me ampare
ni puerta donde llamar,
y me alimento a escondidas
con tus besos y tu pan.

Con tal que vivas tranquilo,
¡Qué importa que yo me muera!
Te quiero siendo ¡la otra!
Como la que más te quiere.


Esta, dedicada a las “queridas”, a las “mantenidas”, que tenían los hombres de dinero, porque los pobres no se lo podían permitir, y además, no estaba mal visto, era  “voz populi” y la iglesia hacia la vista gorda, “como tenían porque callar”, pues eso.

YO SOY ESA

Yo soy…ésa.
Esa oscura clavellina
que va de esquina en esquina
volviendo atrás la cabeza.

Lo mismo me llaman Carmen,
que Lolilla que Pilar…
Con lo que quieran llamarme
me tengo que conformar.

Soy la que no tiene nombre,
la que a nadie le interesa,
la perdición de los hombres,
la que miente cuando besa.
Ya lo saben… yo soy ésa.

 Esta, está dedicada a las mujeres, mal llamadas “de vida alegre”, o “vida fácil”, digo mal llamadas porque no creo que ese tipo de vida sea, ni alegre, ni fácil, a saber lo que hay detrás de la vida de cada una de ella, pero seguro que en la mayoría de los casos algún hombre ha provocado su situación, no nos olvidemos que para que haya mujeres de ese oficio tiene que haber hombres dispuestos a requerir sus servicios.
  
LAS COSITAS DEL QUERER

Son las cosas de la vida,
son las cosas del querer.
No tienen fin ni principio,
ni tien como ni porque.

Tú eres alto y yo bajita,
tú eres rubio y yo tostá.
Tú de Sevilla la llana
y yo de Puerta Real.

Que no tienen na que ver
ni el color ni la estatura con
las cosas del querer.

 Aquí tiene mucha razón la letra, no conozco a nadie que se haya enamorado programándolo, con antelación. Simplemente sucede, no se sabe nunca, cuándo, dónde, ni de quién, sólo lo sentimos cuando llega, y como dice la copla da igual que de qué color tiene los ojos o el pelo, si es alto o bajo, etc.

COMPUESTA Y SIN NOVIO

¿Por qué no te casas niña?
Dicen por los callejones.

Yo estoy compuesta y sin novio
porque tengo mis razones.

Marido, suegra, y cuñao,
diez niños y uno de cría,
que la plaza, que la gripe,
que tu madre, que la mía.

¡Son muchas complicaciones!
¡Soltera” pa toa la vía”!

Esta es más alegre y retrata a una mujer más actual, las mujeres de hoy “no todas”, piensan mucho los pros y los contras de una unión en pareja, algunas eligen vivir solas.

No quiero terminar esta semblanza sobre la copla, sin mentar a Miguel Poveda por el que siento verdadera admiración, un joven cantaor de flamenco con muchos premios en su haber y una magnífica voz, que según dice él escuchaba a su madre cantar copla y le gustaba bastante, nos ha regalado un disco maravilloso de versiones de la copla increíblemente bello.

A mí me gusta la copla tanto como el flamenco, que ya es decir, y en los dos estilos para mí lo más importante es el sentimiento que sepa transmitir el intérprete, es primordial que se crean lo que la letra de las canciones está contando, para de esa manera hacerla llegar al público.

Miguel Poveda tiene esa virtud que no todos tienen, sabe llegar al corazón, su versión de la copla titulada “A Ciegas”, es lo más bonito y emotivo que yo he escuchado nunca, acompañado de una excelente orquesta, es sublime. Afortunadamente se le ha reconocido su valía.

Amo la Copla.

4 comentarios:

ben dijo...

Ay!La copla,la copla,los sueños de
una juventud sencilla,de tardes con
la radio.
Esa de:
Son las cosas de la vida,
son las cosas del querer...

Aún no la cantamos,a duo mi mujer
y yo,con los nietos delante.

Muy bonito el blog,que vas hacien
do.
Saludos y adelante con tus recuer
dos.Yo también comí muchos recortes
de pasteles,de la confitería de la
Plaza del Socorro.

Conchi Carnago dijo...

Hola ben, me gusta que cantes copla con tu mujer y tus nietos, esa es la mejor forma de que las cosas no mueran,tus nietos recordaran a sus abuelos siempre que escuchen la copla en algún lugar.
Creo que es importante contarle a los nietos como se vivió en aquellos años,y como eramos felices con tan poco,que ricos nos sabían los recortes.

Saludos para ti, y para tu mujer.

Y gracias una vez mas por tener la deferencia de leerme.

Lisístrata dijo...

Pues me alegra coincidir contigo en gustos musicales. Tengo bts CDS (originales) de copla: de Rocío, de Isabel Pantoja, de Marifé de Triana, de Carlos Cano y algunos más. intentaré hacerme con el de Miguel Poveda q es de lo último q ha salido y, como bien dices, bastante bueno y en la cima del arte su versión de "a ciegas"

Yo creo, y es sólo una impresión personal, q la copla se quedó engarzada en las letras y melodías de Quintero, León y Quiroga, y digo "engarzada" porque por puro arte fosilizó en joya entre ese espacio de artistas-autores. Todo lo que se produce para los cantaoras-es de copla, por denominarlos de alguna manera, no me suena al mismo género, es como si fuese otro estilo totalmente distinto. Ni mejor ni peor, simplemente no me suena a Copla.

comparto aquí mi alegría contigo por el rango que ha adquirido el Flamenco al que festejas y aludes en tu anterior post. Espero q la Junta invierta en su divulgación y propagación desde las escuelas. Es lo menos. Me imagino las clases (que quiten la religión y pongan la asignatura de flamenco, jejeje)con los niños-as alrededor de un maestro que les enseña a tocar las palmas, a cantar, en fin, a concretar, materializar, ese que dicen "patrimonio inmaterial" q es El Flamenco al estilo q lo hacía el gran Calixto Sánchez en su escuela del Arahal. Toda una gozada!

un abrazo

Conchi Carnago dijo...

Lisis me da alegría que coincidamos en el gusto por la copla, y es posible que tengas razón cuando dices que las nuevas letra no te suenan a copla, Pasión Vega tiene algunas nuevas bastante buenas, tanto las letras como las música, yo creo que lo que nos pasa es que las otras las hemos escuchado tantas veces y nos traen tantos recuerdos, que con eso no pueden competir las nuevas, pero esta saliendo una cantidad de gente joven con voces extraordinarias.

No estaría nada mal que en vez de catecismo dieran clases de flamenco, seguro que los niños lo agradecerían,pues se lo pasarían
mucho mejor, y aprenderían a querer y respetar el flamenco.

Coincido contigo en que las clases impartidas por el gran Calixto serian una gozada lo conozco y he podido disfrutar no solo de su voz, también de su manera tan didáctica de enseñar el flamenco.

Un abrazo.